LEOPARDO DE AMUR

Leopardo de Amur en la nieve

El leopardo de Amur, Panthera pardus orientalis, es un felino elegante y fuerte emparentado con los leones, los tigres y los jaguares. Es el más raro que existe, también conocido como leopardo de Oriente. Se distingue de los demás leopardos gracias al largo de su pelaje, característica que se atribuye a la adaptación climática, el cual en verano puede medir hasta 2,5 cm de largo y en invierno hasta 7 cm.

El leopardo de Amur tiene una longitud aproximada de 1.40 metros. Los machos son más grandes, y pesan de 32 a 48 kg, mientras que las hembras por lo general pueden pesar entre 25 a 43 kg.

También te puede interesar: La ballena azul

LEOPARDO DE AMUR

El pelaje es pálido y las rosetas son oscuras, grandes y espaciadas con anillos gruesos. El mismo tiende a cambiar de color según la temporada, teniendo en verano tonalidades entre naranja y dorado, y en invierno un color más pálido con tonos cremas.

Leopordo de Amur con cria

Tienen ojos brillantes de color verde azulado, sus patas son largas, lo que los hace veloces y hábiles. Son considerados feroces carnívoros y se alimentan de diversos animales principalmente de liebres, corzos, tejones, conejos, jabalíes y zorros, entre otros.

Su tiempo de vida varía según su estado, pudiendo llegar a vivir hasta 15 años en libertad y 20 en cautiverio.

Reproducción del leopardo de Amur

Las hembras alcanzan la madurez sexual a los 3 años y los machos unos meses más tarde. Son  polígamos, de modo que un macho atrae a varias hembras. El periodo de reproducción tiende a darse en intervalos de dos años.

leoparde de Amur en peligro de extincion

En cautiverio se han presentado la mayoría de los nacimientos a finales de primavera y principios del verano, mientras que en la naturaleza se aparean terminando enero hasta los primeros días de febrero.

La gestación tiene una duración de 90 a 105 días, dando a luz de 2 a 6 cachorros en lugares apartados y tranquilos. Los cachorros nacen ciegos y manchados, pesando aproximadamente 400gr. Al séptimo día adquieren visión, y al mes ya salen en la cercanía de la guarida. Son destetados a los tres meses y permanecen con la madre  hasta alrededor de los 2 años.

Hábitat

El leopardo de Amur es una especie muy adaptable. Habita en cualquier tipo de hábitat excepto en desiertos, sin embargo, su hábitat preferido es de clima templado. Se encuentra presente en selvas, bosques, sabanas y en lugares rocosos, con presencia de sitios donde esconderse y suficientes fuentes de alimento para sobrevivir.

leopardo de amur uno de los tipos de leopardo

Se distribuía por la cuenca del río con su mismo nombre, las montañas al noreste de China y la península de Corea. Para el año 2003, la distribución del leopardo de Amur presento un declive, encontrándose solo una población en la reserva de Sijote-Alin y algunos ejemplares en la provincia de Jilin en China y  en Corea del Norte en la zona fronteriza con Siberia y China.

Hoy en día la mayor parte de ejemplares vive en cautividad, se estima que entre 100 y 200 ejemplares viven en zoológicos de Europa y Estados Unidos, algunos formando parte de programas de cría en cautividad para su posterior reintroducción en medio salvaje.

Comportamiento

El leopardo de Amur presenta una naturaleza solitaria, excepto en épocas de reproducción. Siendo un depredador nocturno, se aventura a la caza una o dos horas antes de la puesta del sol. Tienen comportamientos carroñeros alimentándose de carroña y a veces de animales congelados y en descomposición que dejan por un tiempo. Además son bastante ágiles, pueden saltar y correr en distancias a grandes velocidades.

Leopardo de amur hembra

Suelen pasar el día durmiendo entre la vegetación, en cuevas de otros animales o posando sobre la rama de un árbol al que trepan con gran agilidad. Para el leopardo de Amur, el árbol representa un sitio predilecto en el cual descansar, desde allí caza e incluso almacena la comida.

Estado de Conservación y peligro de extinción

Clasificado en la categoría de Peligro Crítico, como el lobo rojo, en la lista roja de la UICN. La destrucción de su hábitat y el comercio de pieles han convertido a este felino en el más raro del planeta.

Se estimaba una población entre 100-200 ejemplares en cautividad, algunos de ellos formando parte de un programa de cría y reintroducción y tan solo 30 ejemplares en la vida silvestre.

Diversas organizaciones no gubernamentales como Phoenix,  la Sociedad Zoológica de Londres, están realizando patrullas en pro de esta causa. La Sociedad para la Conservación de la Vida Salvaje (WCS) y científicos rusos realizan una supervisión de la población y destinan un área a la creación de un Parque Nacional para salvaguardar la población remanente en Jilin, provincia de China.

Esta especie se recupera de la inminente extinción alcanzando ya los 80 ejemplares en estado silvestre. Se considera un aumento del 50% gracias a la creación del parque nacional en Rusia.

En el año 2013 esta especie fue la ganadora del Palmarés del Fondo Mundial para la Naturaleza que reconoce a las especies en peligro de extinción que han aumentan su población y sus posibilidades de sobrevivir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *