TORTUGA CAREY

 

Es una tortuga marina perteneciente a la familia Quelónidos. La Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata) representa la única especie del genero Eretmochelys. Y se encuentra en estado crítico de extinción.

También te puede interesar: La ballena azul

TORTUGA CAREY

Las dos subespecies que se pueden encontrar son la Eretmochelys imbricata bissa, distribuida en la región indo-pacífica y la Eretmochelys imbricata imbricata que se halla en el Océano Atlántico.

Descripción

Su tamaño oscila entre 60 y 90 cm, con un peso aproximado de 50 a 80 kg. El caparazón posee una mezcla de colores, entre amarrillos y marrones, adquiriendo una forma oval durante la maduración. Los machos se distinguen de las hembras por poseer un color más claro, una cola con mayor grosor y un peto cóncavo.

Los ejemplares jóvenes son negros y van adquiriendo su color característico con la edad. Entre las principales diferencias de las tortugas carey con el resto de las tortugas marinas, radican en su afilada cabeza con terminación en forma de pico y dos garras visibles en cada aleta. Además, el caparazón está formado por gruesas capas superpuestas que forma un patrón característico de esta especie.

Otra diferencia radica en la forma de desplazarse. Lastortugas carey se arrastran por la tierra dejando huellas asimétricas debido a su paso alterno, a diferencia de las tortugas verdes que se desplazan de forma simétrica.

Reproducción de la tortuga carey

Aunque se desconocen algunos detalles del ciclo vital de la tortuga carey, se sabe que la especie posee intervalos para la anidación. Estos intervalos pueden variar entre 2 a 4 años y lo hacen por lo general, en zonas aisladas ideales para su apareamiento.

La época de apareamiento varía entre las 2 subespecies, por lo que el carey atlántico tiende a aparearse en lapso comprendido entre Abril y Noviembre, mientras que el carey Índico el proceso discurre entre Septiembre y Febrero.

Tras el acoplamiento las hembras encuentran una zona en la playa en la cual cavan un pequeño agujero para depositar los huevos, por lo general alrededor de 140 huevos. Este tiempo comprendido durante la puesta es el único momento en que abandonan el mar.

Tras dos meses las tortugas abandonan el cascaron, con un peso aproximado de 24 gramos, un caparazón en forma de corazón y de apenas 3 centímetros de longitud. Los primeros años de vida se basan en una etapa pelágica. Una vez alcanzan los 35 centímetros de longitud realizan una transición hacia una vida en los arrecifes de coral.

La madurez sexual es alcanzada entre los 20 y los 40 años de edad. Teniendo un estimado de vida entre 30 y 50 años.

Hábitat

Los ejemplares adultos por lo general se ubican en diversos arrecifes de coral tropicales. Las crías de carey permanecen en fase pelágica hasta adquirir un tamaño aproximado de 35cm. Gracias a su marcada tendencia migratoria se les encuentra en gran cantidad de hábitat distintos como el mar abierto, manglares y lagunas.

Comportamiento

La tortuga carey es considerada muy buena nadadora gracias a su cuerpo y aletas perfectamente adaptadas a la vida marina. Son capaces de alcanzar velocidades de 24km/h. Además, pueden verse sumergidas durante poco más de una hora a profundidades de hasta 70 metros.

Son de naturaleza solitaria durante la mayor parte de su vida, agrupándose en época de apareamiento únicamente. Incluso tienen marcada cierta tendencia migratoria.

Estado de conservación

Debido a su tardío crecimiento y madurez sexual, su longevidad y su lenta reproducción existe un consenso que considera a las tortugas carey como especies amenazadas. Son muchas las amenazas que posee esta especie,  por ejemplo, muchos ejemplares adultos se ven afectados por la acción de los seres humanos. Además las cuevas y espacios de anidación del carey, se ven amenazadas igualmente por algunos depredadores e incluso la invasión humana.

Esta especie fue incluida por primera vez en la lista roja de la UICN clasificándola como una especie en peligro crítico en el año 1996. A pesar de algunos grupos refutaban la decisión acerca de la incorporación de esta especie, la UICN basándose en los datos proporcionados por la MTSG (Marine Turtle Specialist Group) la añade al observar la disminución del 80% de la población en las últimas generaciones.

Gracias a la incorporación de esta especie en el CITES, se produjo la prohibición de la importación o exportación de cualquier producto que sea derivado de las tortugas carey, así como cualquier amenaza que atente contra la vida de las mismas.

En peligro de extinción crítico

Las principales amenazas de la especie, vienen marcadas por algunos depredadores así como la extinción de las zonas de anidación por ser propensos a ataques de algunos animales como gaviotas, cangrejos, culebras, mapaches, y el hombre.

La especie se encuentra clasificada en peligro crítico de extinción por la lista roja de la UICN, al estudiarse el gran declive de la población, perdiendo un 80% en las últimas generaciones. El ser humano es el responsable en gran parte de esto, que debido a las acciones descontroladas, han propiciado que una de las más hermosas tortugas marinas se encuentre cerca de la extinción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *